Tratamiento de patología bucal y maxilofacial

¿Qué es?

La patología de la región bucal se ve encabezada por los quistes y tumores en los huesos maxilares. Un quiste es una bolsa que se forma en una cavidad con contenido líquido o semisólido y rodeado por una pared de epitelio. Mientras que un tumor es una formación que deriva de elementos epiteliales, mesenquimáticos o de ambos, que participan en la formación de los dientes.

Existen además otras lesiones de la región bucal, como las que se encuentran en la mucosa oral, que en ocasiones son expresiones de enfermedades sistémicas. La importancia de su diagnóstico diferencial radica en su proyección diagnóstica y en sus distintos grados de benignidad o malignidad, los cuales determinan su manejo terapéutico.

¿Por qué se presenta?

Tienen diferentes orígenes y se tiene que hacer un diagnóstico especializado para determinar la causa.

¿Cómo sé que lo padezco?

  • En las primera etapas, son asintomáticos.
  • Crecen hasta que se pueden ver y sentir.
  • Las piezas dentales comienzan a desplazarse.
  • Reabsorción de las raíces de otros dientes.

La región del cuerpo mandibular y la zona incisiva superiores son las áreas de mayor incidencia de quistes. La asociación de quistes y tumores con terceros molares es habitual.

¿Cómo se resuelve?

No se puede generalizar una solución. Depende del diagnóstico preciso, y del grado de benignidad o malignidad del tumor.

Generalmente requieren tratamiento quirúrgico.

La región del cuerpo mandibular y la zona incisiva superiores son las áreas de mayor incidencia de quistes. La asociación de quistes y tumores con terceros molares es habitual.

¿Cómo se resuelve?

No se puede generalizar una solución. Depende del diagnóstico preciso, y del grado de benignidad o malignidad del tumor.

Generalmente requieren tratamiento quirúrgico.

Si necesitas una evaluación, no esperemos más y haz tu cita hoy.

Preguntas frecuentes

No siempre. Generalmente ocasionan dolor cuando están afectando otras estructuras (dientes o nervios), inclusive en ocasiones pueden ocasionar pérdida de la sensibilidad cuando han crecido y están en íntimo contacto con las estructuras nerviosas cercanas.

Generalmente son diagnosticados mediante estudios de imagen (radiografías, tomografía, resonancia magnética, ultrasonido), sin embargo, hay cierto tipo de entidades que pueden crecer y llegar a deformar el rostro, por lo que se hacen visibles. Un chequeo regular, evitará que este tipo de situaciones lleguen a presentarse.

Toda formación diferente, aparición súbita, o molestia que aparezca y que no sea común en la naturaleza de tu boca debe estudiarse. Las manchas, aumentos de volumen, llagas o cualquier entidad que aparezca en tu boca debe revisarse por un especialista para descartar cualquier evidencia de malignidad. El esperar a que desaparezcan solar o tratar de resolverlas con químicos automedicados a veces puede agravar los problemas.

Abrir chat